LA AMORTIZACIÓN DE VACANTE YA NO ES CAUSA DE CESE DEL LABORAL TEMPORAL/INDEFINIDO NO FIJO

amortizacion-vacantes2 ADMINISTRACIÓN-PÚBLICA.-Comentamos la STS Sala 4ª de lo Social de19 de febrero de 2015, recaída en el recurso de casación para la unificación de doctrina número 51/2014,  ( ) que refleja el reciente cambio de doctrina del TS por el que se invalida el cese de los empleados públicos por la amortización de la vacante. También comentamos los efectos que puede producir una amortización de tu plaza, a la luz de esta doctrina,  según  la actuación que siga la administración tras amortizarla.

 

Los empleados públicos que ocupan un puesto no fijo en vacante (contrato laboral temporal y contrato indefinido no fijo por sentencia judicial), hasta hace poco más de un año, cesaban legalmente en su puesto por dos causas: bien por la toma de posesión de la vacante por parte del titular de la plaza o bien por su amortización. Pues bien, esta situación ha cambiado a raíz del cambio de doctrina del TS, por, entre otras, la STS Sala 4ª de lo Social) de19 de febrero de 2015, recaída en el recurso de casación para la unificación de doctrina número 51/2014 (temporales en vacante y/o indefinidos: para su despido por amortización de plaza, la Administración precisa ajustarse a lo previsto en arts. 51 ó 53.c) del ET).

Ahora únicamente procederá el despido en el primero de los supuestos mencionados, es decir, por la toma de posesión de la plaza por parte de su titular, esto es, cuando ésta sea ocupada por otro empleado FIJO, mediante cualquier sistema previsto de provisión (nuevo ingreso, reasignación,  adscripción provisional). 

Hasta hace poco más de un año, la amortización de la plaza era por tanto, la segunda causa válida para el cese. Así, el empleado temporal podía ser cesado cuando su plaza era ocupada, pero también cuando la administración decidiera libremente amortizarla. Por tanto, su puesto tenía la permanencia que deseaba la propia Administración. En este supuesto, hasta ahora, cuando un empleado recientemente cesado por la amortización de su plaza impugnaba su cese ante el orden social, el cese era justificado por la juzgadora del orden social por la mera existencia del acuerdo administrativo de amortización de la vacante, siempre y cuando, éste, lógicamente, hubiera respetado la normativa vigente (resolución, negociación, modificación de la RPT).

Pues bien, esta situación ha cambiado. A partir de este cambio de doctrina del Tribunal Supremo, la Administración que quiera amortizar una plaza y cesar a su titular tendrá que acudir, como cualquier empresa, al procedimiento de despido colectivo o al  de despido objetivo individual. Esto supone que pierde la capacidad para rescindir discrecionalmente estos contratos, pues aunque mantiene la potestad para amortizar la plaza que ocupa este personal, dicha amortización no supone automáticamente, como hasta ahora, el cese del empleado, si no concurren además las causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, que habiliten un despido colectivo u objetivo individual, debiendo, además, en tal caso, aplicar al trabajador el procedimiento legalmente establecido para ello.

La razón argumentada por el Tribunal es, entre otras, y en “román paladino”, que la finalización del contrato por la amortización de la vacante no es una finalización normal del contrato. Si bien el contrato es de naturaleza temporal, su término se fija con una condición indeterminada, pues se desconoce la fecha de la ocupación de la plaza por su titular, pudiendo incluso no darse nunca el caso.  (Está sujeta a término indeterminado y no a condición resolutoria). La fecha concreta de la amortización de la plaza no es conocida por el empleado, ni por tanto esperada, por lo que debe indenmizarse el perjuicio que ésta le ocasiona.

 

¿Cuáles son los efectos en el trabajador de este cambio de doctrina?

1.- ¿Puede ser cesado ahora un laboral temporal cuando se le amortiza su plaza?

La Administración ya no puede decidir libremente amortizar plaza alguna del personal laboral de la RPT sin más justificación que su mera voluntad (expresada en la resolución administrativa del acuerdo de amortización). Ahora sólo procede un acuerdo de amortización cuando previamente se tramite un ERE o despido objetivo individual, y siempre que se acrediten las causas alegadas (como causas objetivas, económicas, organizativas o de producción). .

No obstante dicho impedimento, todavía podría ser cesado un laboral por la otra causa válida de cese, la toma de posesión de la plaza por su titular (nuevo ingreso, concurso de traslados, reingreso provisional). Por tanto, un laboral todavía podría ser cesado por la amortización de la plaza, como consecuencia de un ERE o despido objetivo individual, pero nunca por un acuerdo de amortización sin más causa que la libre voluntad de la administración.

Pero tal circunstancia es excepcional en la Administración, y solo procedería ante un cierre del centro o instalación, o fin del servicio, no considerándose como tal un acuerdo de externalización (STS Sala Social de 27 y 29 feb de 2012).

 

2.- Y si a la amortización le precede un despido colectivo u objetivo individual?

Entonces deberán acreditar que concurren las causas del despido colectivo u objetivo individual. Puedes denunciar ante el orden social la nulidad del cese si consideras que no concurren las causas para el ERE o despido objetivo. Si se acredita que concurren las causas alegadas, tu cese será indemnizado con una indemnización de 20 días por año y si no se acreditaran éstas, tu despido sería improcedente, con la indemnización correspondiente a dicho despido improcedente.

 

3.- Y si amortizan la plaza y me cesan sin la tramitación el preceptivo ERE o despido objetivo individual?

Queda claro que es un cese sin causa válida y sin la tramitación del preceptivo procedimiento de despido objetivo o ERE. La causa alegada sería la existencia de un acuerdo administrativo de amortización de vacante, y según la mencionada sentencia ya no es un supuesto válido de cese. Pero al no aplicarse el procedimiento legalmente establecido para un acuerdo de amortización (ERE o despido objetivo individual), el despido no sería improcedente sino nulo, con derecho a la readmisión.

http://www.aticojuridico.com/categoria-laboral/394-despido-de-personal-interino-por-amortizacion-de-plazas-vacantes-el-supremo-dice-no

 

4.- Si la amortización de la vacante ya no es una causa de cese, significa eso que ya no corre  peligro mi puesto de trabajo?

Tu puesto de trabajo está mucho más asegurado con esta sentencia pues la Administración ha perdido la capacidad de amortizar libremente las vacantes que estime necesario amortizar. Pero aún podrías ser cesado por la toma de posesión de la plaza por su titular (nuevo ingreso, concurso de traslados, reingreso provisional) o por un correcto acuerdo de amortización precedido de la tramitación de un ERE o despido objetivo individual.

No obstante, como en este país el despido es libre, pero indemnizado, por poder, también podrías ser cesado por un ilegal acuerdo administrativo de amortización decidido unilateralmente. En este caso el cese constituiría un supuesto de despido nulo (art 53,4 ET) con derecho a la readmisión, al haberse prescindido del procedimiento del ERE o despido objetivo. Si se tramitara un ERE o despido objetivo en fraude de ley para habilitar la amortización de la plaza, el cese, previa demanda, constituiría un supuesto de despido improcedente, al no acreditarse las causas alegadas para dicho ERE o despido objetivo individual, con derecho a indemnización pero sí cesarías en tu puesto de trabajo, salvo que te encontraras en algún supuesto de especial protección (reducción de jornada, representante de los trabajadores, baja maternal…) y siempre que el ERE o despido objetivo no afectara al total de la plantilla.

Lo anterior exigiría por parte del afectado el ejercicio de la tutela judicial, pues de lo contrario se dejaría consentida y firme tal ilegalidad.

 

5.- En resumen, ¿qué ocurre si tras la amortización de tu vacante, te despiden?

– Si la Administración inicia un ERE o un despido objetivo individual y acredita la concurrencia de las causas para el inicio del despido objetivo, entonces la Administración ha realizado un cese legal, pero indemnizado. Finaliza tu relación laboral con la indemnización del despido objetivo de 20 días por año de servicio trabajado. (art 53.1.b ET).

 

-Si la Administración inicia un ERE o despido objetivo individual meramente formal sin que concurran las causas. Pueden darse 2 supuestos:

a) Si no recurres dejas consentido y firme el cese, por más ilegal que sea, pues la administración ha usado el procedimiento legal, y tu no te has opuesto a la concurrencia de las causas. Finaliza tu relación laboral con una indemnización de 20 días/año por despido objetivo (art 53.1.b ET) .

b) Si recurres y el juez no considera acreditadas las causas objetivas u organizativas el despido será IMPROCEDENTE y tendrás derecho a la indemnización por despido improcedente. Excepcionalmente podría ser nulo si concurren los supuestos de nulidad, y conservarías tu puesto de trabajo (art 53.4 ET).

-Si la Administración te despide sin iniciar el ERE o despido objetivo, esto es, incumpliendo la actual doctrina del Supremo ya mencionada porque entiende, contra legem, que la mera amortización del puesto es razón automática para tu cese. En este supuesto debes acudir al juzgado de lo Social para que anule tu cese por no haberse acudido al procedimiento establecido para un despido colectivo u objetivo, incluyendo en tu demanda la vulneración de la nueva doctrina del TS mencionada por entre otras, la sentencia que comentamos en esta entrada. (Anulación del cese por no iniciar el preceptivo procedimiento para el despido objetivo o el despido colectivo).

 

A modo de resumen, diremos que desde el cambio de doctrina, la administración ya no puede despedir a un indefinido en vacante con su sola voluntad de amortización de la plaza, (la amortización de la plaza no produce automáticamente el cese de su ocupante) y que para poder hacerlo, debe tramitar el procedimiento establecido para el despido colectivo o el despido objetivo. Este procedimiento puede impugnarse si se entiende que no concurren las causas para tal procedimiento, pues en la administración, las causas económicas deben afectar al conjunto de la administración y no al centro de trabajo, las técnicas no suelen concurrir, y las organizativas solo quedan evidentes con un cierre de la instalación a la que está adscrito el empleado. Y no está demás añadir que si lo que se inicia es un despido objetivo individual, habrá que demostrar la afectación concreta al puesto del cesado y no a otro, y prestar atención a los posibles defectos de forma, que aunque permiten el inicio de un nuevo procedimiento, pueden suponer la nulidad de un procedimiento incluso con las causas económicas u organizativas suficientemente acreditadas.

Contenido de la sentencia http://tusderechoslaborales.es/wp-content/uploads/2016/10/STS-suprimir-vacante-ya-no-es-causa-de-cese-de-interinos-ni-indefinidos.doc

Saludos.

 

 

Deja un comentario