EL USO DE HORAS SINDICALES NO REQUIERE AUTORIZACIÓN


En esta entrada vamos a ver el alcance del derecho del delegado al uso de su crédito sindical en su relación tanto con la empresa como con su propio sindicato. Cómo deben solicitarse los permisos. El plazo de pre aviso y  su justificación posterior, así como si dicho uso requiere o no requiere autorización previa.

1.- ¿DE QUÉN SON LAS HORAS SINDICALES?

Las horas sindicales son las horas/mes que le corresponden a cada delegado y durante todo su mandato de 4 años para realizar sus labores sindicales. Éstas vienen  determinadas desde 5 a 40 horas en función del número de trabajadores que tenga la empresa. Estas horas minoran la jornada laboral ordinaria en cómputo mensual que se exige al delegado, pero no forman parte de dicha jornada, pues en modo alguno son del empresario. Por lo tanto podemos decir que las horas sindicales son del delegado.

 

2.- CESIÓN DE HORAS SINDICALES. EFECTOS. POSIBILIDAD DE REVOCACIÓN

Ahora bien, de quién son las horas sindicales si el delegado ha firmado la cesión de horas a su sindicato?

Aunque hemos dicho que las horas sindicales son del delegado, en grandes empresas, en la Administración Pública, y en otras empresas cuyos convenios así lo determinen, los sindicatos pueden crear una bolsa de horas en la que acumulan las horas de todos sus delegados, para posteriormente y a su criterio, proceder a su distribución. En estos supuestos, el sindicato hace firmar al delegado la cesión de las horas de todo el año o las de todo su mandato representativo, para posteriormente concederle puntualmente y para cada asignación que se determine, las horas que éste estime necesarias para su realización. En este caso, el delegado solo recibe crédito horario cuando se le asigna una tarea y si éste las necesitara para alguna cuestión debe solicitar a su organización sindical que éste las solicite  a la empresa en su nombre.

Pues bien, como decíamos anteriormente las horas sindicales son y serán siempre del delegado. También en este supuesto, aunque las hayamos cedido. La consecuencia de haberlas cedido no es otra que el uso que el sindicato ahora puede hacer con ellas, así como que por dicho acuerdo, deba solicitar su uso a la empresa el sindicato y no nosotros. Pero dicha cesión no es irrevocable.  El delegado puede retomar la totalidad de las horas con otro nuevo escrito de revocación total o parcial, o incluso puntual para un día determinado, en cuyo caso, cuando las quiera hacer efectivas, deberá realizar él mismo la solicitud a la empresa. La propiedad sobre el crédito horario por parte del delegado es tal, que, si durante su mandato, causara baja en el sindicato, o bien se afiliara a otro distinto,  tiene la posibilidad de llevárselo consigo. 

 

3.- ¿CÓMO SE SOLICITA EL CRÉDITO HORARIO?

Si no se ha cedido el crédito horario, el delegado debe solicitar por escrito a la empresa el día/días y la hora/as que va ausentarse del trabajo por motivos sindicales. Si se ha cedido el crédito horario debe solicitarse al sindicato la petición del/los día/as u hora/s que va a ausentarse, para que éste haga la petición a la empresa para el delegado. Dicha solicitud, como veremos después, no es una petición de autorización, y está sujeta generalmente al cumplimiento de un plazo de preaviso previamente acordado con la empresa, de uno, dos o más días, para permitir a la empresa el tiempo suficiente para poder organizarse. En ausencia de plazo expreso o presunto, se avisará con la antelación suficiente, entendiendo como tal, el tiempo necesario para la sustitución del trabajador.

 

4.- LA AUTORIZACIÓN

El uso del crédito horario no está sujeto a autorización previa por parte de la empresa. El modelo normalizado de petición de muchas empresas figura “solicitud de autorización” por lo que hasta los mismos sindicatos solicitan dicha autorización. Sin embargo, como ya hemos dicho, el uso de horas sindicales es un derecho del representante y por tanto, como siempre que ejercemos un derecho, no necesitamos ninguna autorización. No obstante, puesto que con el derecho fundamental de libertad sindical, respecto a la negociación colectiva concurre el derecho del empresario a organizar adecuadamente sus servicios, se exige que ésta se presente al empresario al menos con una antelación suficiente para éste pueda sustituir al trabajador. Pero únicamente para dicho fin y no para ningún otro. Por tanto la solicitud es para el aviso, nunca para la autorización.

 

Jurisprudencia

4.a) El uso del crédito horario no está sujeto a autorización. Doctrina del Tribunal Supremo por entre otras STS 12 feb 1990 rj 1990/896; STS de 7 de mayo de 1986; STS de 2 de julio de 1987 (RJ 1987, 5059); STSJ Cataluña (Sala de lo Social) de 28 mayo de 2008; STSJ Castilla y León, Burgos, 169/2008 (Sala Social sección 1) de 10 de abril)

“si bien el tiempo invertido dentro del referido crédito está sujeto al cumplimiento del preaviso y justificación, el momento temporal del disfrute lo fija el trabajador, sin previa autorización empresarial”.

Es cierto, sigue diciendo la Sentencia, que “el crédito horario se haya legalmente configurado como garantía del representante, (…), corresponde a aquél la libre disponibilidad de tal crédito, lo que supone que sea de su elección tanto el momento adecuado para su utilización que no excluye normalmente la exigencia de preaviso, cuando la clase de actividad a desarrollar durante aquélla siempre, naturalmente que la misma fuera propia de la función representativa”.

Así pues,someter el momento de utilización del crédito horario a la autorización del empresario, no sería conciliable con el principio de libertad sindical”. (STS 12 feb 1990 rj 1990/896)

“estamos obligados a matizar que “el preaviso no equivale a autorización, porque el empresario no puede interferir en el libre ejercicio de las labores representativas”, llegando incluso a calificar de ilícito “forzar al representante a firmar un permiso” S.Tribunal Supremo de 7 de mayo de 1986.

 

5.- PUEDE DENEGARSE LA SOLICITUD DE USO DE CRÉDITO SINDICAL?

Si, es posible, aunque en un único supuesto.

Pero ¿cómo es posible?. ¿No hemos dicho que su uso no estaba sujeto a autorización?. ¿Cómo puede entonces denegarse?

Bueno, la respuesta a esta aparente contradicción la encontramos en que la denegación sólo procede en un único supuesto, a saber, cuando el derecho del representante vulnera el derecho de la empresa a su auto organización. Como hemos dicho anteriormente, en el uso del crédito horario del representante concurren dos derechos. Por un lado el derecho del propio representante a su labor sindical y por el otro, el derecho de la empresa a que este derecho no afecte el normal funcionamiento de los servicios. Pues bien, en la mayoría de los casos, en previsión de una posible colisión entre estos derechos que concurren de forma simultánea, los convenios colectivos, o incluso mediante pacto tácito o verbal, se establece un plazo de preaviso para la organización del empresario de 1 o 2 días ( en la Administración de la CCAA de La Rioja el convenio del Personal Laboral fija un plazo de 8 días para asuntos generales y 2 días para asistencia a las reuniones del Comité de Empresa). Por tanto, el incumplimiento de dicho plazo sí podrá ser causa de denegación del uso del crédito horario, y ello sin comprometer el derecho que el representante ostenta sobre él, pues dicha denegación no es causa de una limitación de su derecho, sino del mal uso que éste hace sobre él, al no avisar con suficiente antelación, impidiendo el normal funcionamiento de la empresa. Pero como decimos, únicamente por el incumplimiento del plazo pactado de preaviso podrá denegarse una solicitud, pues cualquier otra causa supone una clara vulneración del derecho fundamental de libertad sindical, en su vertiente de negociación colectiva, al formar parte la negociación colectiva del derecho fundamental de libertad sindical.

 

Jurisprudencia

“el tiempo para el desarrollo de funciones sindicales sólo está sujeto al ‘aviso previo y la justificación posterior’ “STS de 2 de julio de 1987 (RJ 1987, 5059)

 “no pueden amparar una denegación por la empresa del uso de horas sindicales comunicadas con la debida antelación siendo así que ni el art. 10.3 de la LOLS  ni el 68 e) del Estatuto han previsto ‘la posibilidad de que el empresario pueda vetar su ejercicio por razones de la organización de la empresa..” STSJ Cataluña (Sala de lo Social) de 28 mayo de 2008

“Establecido un plazo de preaviso (…) solo la denegación por incumplimiento de dicho plazo estaría justificada” STS de 2 de julio 1987; STSJ Cataluña 6333/2008 de 28 mayo FD Segundo último párrafo, en aplicación de la doctrina STS 2 julio de 1987).

 

 6.- LA JUSTIFICACIÓN

Resulta evidente por otro lado que el derecho al uso del crédito horario del representante debe ser usado de forma adecuada, pues aunque pertenece al representante, se configura como tiempo destinado a funciones representativas, en defensa de los trabajadores, y no como uso de tiempo libre. Por tanto, el representante debe, si es requerido justificar que ha hecho un uso adecuado.

“el tiempo para el desarrollo de funciones sindicales sólo está sujeto al ‘aviso previo y la justificación posterior’ “STS de 2 de julio de 1987 (RJ 1987, 5059)

No obstante lo anterior, la doctrina es clara respecto a que sólo es sancionable una conducta probada y flagrante de absoluta deslealtad, pues a la empresa ni le está permitido controlar al representante ni someterle a vigilancia, pues se presume que el crédito sindical se disfruta de buena fe, debiendo aportarse para ello prueba de contrario. Judicialmente incluso se permite un uso del crédito sindical en estancia parcial en bares, la compensación de horas sindicales realizadas fuera de la jornada laboral, así como otros supuestos.

 

7. RESUMEN

7.1. Desde el punto de vista del representante

A modo de resumen, diremos que el crédito horario es propiedad exclusiva del delegado. Que incluso en los supuestos en los que hayamos cedido dicho crédito a nuestra organización sindical, esta cesión puede revertirse en cualquier momento, de forma puntual para un día determinado, de forma parcial, o incluso de forma total para todo el período que dura la representación. El crédito, haya o no haya sido cedido, es propiedad exclusiva del delegado hasta tal punto, que éste tiene incluso la potestad de llevárselo consigo, tanto si causa baja en el sindicato, como si realiza una nueva afiliación sindical.

Diremos también que el uso del crédito sindical no está sometido a autorización previa, ni por parte de la empresa ni por parte de nuestro propio sindicato, y que su uso ÚNICAMENTE podrá denegarse cuando se INCUMPLA el plazo de preaviso. Establecido dicho plazo, la empresa viene obligada a organizarse en dicho periodo, siendo ella misma, en su caso, la única responsable de su falta de organización. (Existiendo plazo de preaviso, no procede una denegación puntual por la falta de sustitución del trabajador en ese caso concreto).

En caso de no existir un plazo de preaviso previamente acordado, se estará al tiempo razonable que se necesite para sustituir al representante. 

7.2 Desde el punto de vista de la empresa

Aunque el uso del crédito horario no esté sujeto a autorización, tampoco puede obviarse el derecho de la empresa de poder sustituir al trabajador. No obstante, éste queda totalmente satisfecho con el cumplimiento del plazo del preaviso y con su posterior justificación, de tal modo que, establecido dicho plazo de forma expresa o incluso tácita (acuerdo verbal), únicamente estará justificada una denegación de solicitud cuando se incumpla dicho plazo.

Toda denegación por otra causa, o cuando el plazo de preaviso sí se cumpliera, supondrá un supuesto de vulneración de derechos fundamentales al ser la negociación colectiva parte integrante del derecho fundamental de Libertad Sindical.

Salud

 

3 Comments

  1. Buenos días. Se pueden ceder horas sindicales a trabajadores no mimbros del comité de empresa cuando estos puedan realizar acciones en beneficio del colectivo? Hay jurisprudencia al respecto?
    Muchas gracias

    1. Efectivamente. Las horas cedidas pasan a formar parte de la bolsa de horas que gestiona la organización sindical, pudiendo distribuirlas el sindicato en la forma que estime conveniente, y no teniendo por qué destinarlas a otro miembro del Comité de Empresa. El uso habitual es su uso para liberar a un trabajador para que preste servicio a jornada completa en el sindicato, sea este delegado electo o no, aunque estas horas no necesariamente provendrán de 3 miembros electos del Comité de Empresa, ya que la bolsa de horas ya tiene un número de horas inicial. También es posible que un trabajador cualquiera obtenga un puntual crédito horario para lo que utd indica, una colaboración puntual, pero dicho crédito se le concederá por la organización sindical de entre la bolsa de horas,haya habido previa cesión o no al sindicato de parte del crédito del delegado electo del comité.

Deja un comentario